Recubrimiento para sólidos

Gracias al recubrimiento con extractos húmicos (ácidos húmicos y fúlvicos)

conseguimos los siguientes beneficios:

 

  • Evitar la retrogradación del fósforo y el potasio formando humatos y humofosfatos, mejorando el estado nutricional de la planta, además de actuar como agente desbloqueador de nutrientes fijados en el suelo.

  • Mejora de las características físicas, químicas y biológicas del suelo.

  • Aumentar la capacidad de retención de agua (por adherencia) y la capacidad de intercambio iónico del suelo.

  • Actúa como fijador del amoníaco, disminuyendo el proceso de desnitrificación con lo que aumenta la capacidad de fijación y utilización del nitrógeno del suelo.

  • Incrementar la formación de raíces y un mayor poder germinativo de las semillas. 

  • Estabilización del pH.

  • Reducción de la salinidad del suelo.

  • Resistencia sistémica a la planta.

  • Mejorar la floración y fructificación.

  • Mejorar la calidad de las cosechas.

  • Transporta macro y micronutrientes de las raíces a la parte aérea y trasloca los nutrientes a diferentes partes de la planta, favoreciendo un equilibrio nutricional.

  • Flocular el complejo arcillo-húmico, haciéndolo más esponjoso e incrementando la  aireación y el drenaje.

Recubrimiento para sólidos